La Paz refulge en tu mente

Actualizado: hace 4 días

La gran paz del Reino refulge en tu mente para siempre, pero tiene que irradiar desde ti hacia afuera para que tomes conciencia de ella.


Los pensamientos se originan en la mente del pensador y desde ahí se extienden hacia fuera. Esto es tan cierto del Pensamiento de Dios como del tuyo.

La diferencia entre la proyección del ego y la extensión del Espíritu Santo es muy simple. El ego proyecta para excluir y, por lo tanto, para engañar. El Espíritu Santo extiende al reconocerse a Sí Mismo en cada mente, y de esta manera las percibe a todas como una sola. Nada está en conflicto en esta percepción porque lo que el Espíritu Santo percibe es todo igual. Dondequiera que mira se ve a Sí Mismo.


UCDM ( T.6.II. 9,12)



COMENTARIO:


El ego analiza, compara, clasifica, juzga,... siempre defiende una postura que cree que lo hace "especial", pero todo eso es una forma de ataque hacia uno mismo, y al final, un símbolo de la separación de la Fuente. Este es el origen de todos los conflictos, grandes y pequeños y lo que me separa de los demás.


Defendemos nuestras ideologías políticas, nuestras opiniones sobre el coronavirus o la situación política, nuestras opiniones sobre cómo debemos de comer, comportarnos o vivir... e incluso, defendemos nuestras enseñanzas espirituales y atacamos a otras que consideramos inferiores. En fin, todo en un vano intento de proteger nuestro pequeño reino.


Nisargadatta Maharaj nos avisaba de que entender la no dualidad o la espiritualidad no se trata de tener opiniones sobre ella o de acumular conceptos teóricos. Nuestro ego siempre encontrará argumentos para defender sus posturas. Pero eso... ¿qué tiene que ver con la Verdad?


La Verdad se vive, y cuando se vive no se comparte a través de conceptos y de ideas que provienen de la zona pensante de nuestro pequeño yo. Se comparte la Voz que proviene del Espíritu. Y esa Voz, no entiende de juicios, ni de comparaciones, ni de defensas, ni de ataques... Es una voz amable, sosegada, pacífica y amorosa.


La Verdad se vive en el continuo discernimiento de esa Voz, para distinguirla de esas otras voces que nunca nos conducirán a la Paz Real. Desde donde hablemos, o no hablemos, es decir, desde donde nos situemos en cada instante, determina lo que extendemos, lo que compartimos. Cuando lo que se irradia hacia afuera es esa gran Paz tomamos conciencia de lo que ella Es.






elsonidodelser@gmail.com
Tel. 644 88 50 20
  • Facebook
  • YouTube
  • Instagram